Si te ha sucedido que mientras duermes quieres moverte y no puedes mira esto

Todos odiamos las pesadillas. Y mucha gente estudia lo que significan los sueños; hoy vamos a hablar de los sueños que te están advirtiendo que algo anda mal en tu cerebro.

¿QUÉ ES LA PARÁLISIS CEREBRAL O PARÁLISIS DEL SUEÑO?

Muchas personas no prestan atención a este tipo de sueños, y sobre todo si estos sueños son frecuentes, cuando la realidad es que cuantos más sueños se siguen, más grave es la situación.

Tal vez estos sueños son en los que quieres gritar o moverte, pero tu voz no sale y tu cuerpo se siente rígido o no puedes moverlo.

La parálisis del sueño, según WebMD, es una condición que puede ocurrir en muchos casos porque su cuerpo no se mueve lentamente a través de diferentes estados de sueño.

A veces, este síntoma puede estar relacionado con un problema psiquiátrico.

Debido a la desesperación que produce este tipo de sueños, a lo largo de la historia estos sueños se han relacionado con otro tipo de cosas; incluso en presencia de seres diabólicos, pero la ciencia dice:

“La parálisis del sueño es una sensación de estar consciente pero incapaz de moverse o hablar”

Esta sensación de no poder moverte, aunque quieras, dura desde unos segundos hasta varios minutos; las personas pueden sentir dificultad para respirar como si se estuvieran asfixiando al despertar.

DOS TIPOS DE PARÁLISIS

Parálisis Hipnagógica

Esto te puede pasar si te estás quedando dormido. Tu cerebro y tu cuerpo comienzan a relajarse y lentamente pierdes el conocimiento sin darte cuenta de este cambio. Pero la parálisis ocurre cuando tu cerebro se vuelve consciente y se da cuenta de que no puedes moverte ni hablar.

Parálisis Hipnopómpica

A diferencia del primero, este ocurre cuando estás durmiendo. En el sueño pasamos por varios estados de conciencia y llegamos a lo que llamamos REM (movimiento rápido de los ojos), que significa el sueño más profundo.

El sueño REM o profundo son 90 minutos de sueño por noche. Y esta etapa es donde suceden los sueños, y todos tus músculos se apagan, por así decirlo. Es aquí donde se produce este tipo de parálisis, si de repente te vuelves consciente antes de que termine tu sueño profundo, te darás cuenta de que no puedes hablar, moverte o gritar, pues en la mayoría de los casos lo que sientes es aterrador.